Estrategias de vídeo persuasivo que incitan a la acción

Cómo utilizan los profesionales del marketing B2B los datos de intención
Cómo utilizan los profesionales del marketing B2B los datos de intención
abril 28, 2021
¿Cuál es la diferencia entre el marketing de contenidos y el copywriting?
mayo 5, 2021
Estrategias de vídeo persuasivo que incitan a la acción

Tienes que presentar tu mensaje de forma ajustada y rápida.

Las estrategias de vídeo persuasivo que incitan a la acción pueden ser una forma de contenido muy eficaz y atractiva. Los vídeos deben ser atractivos antes de ser persuasivos. Al igual que cuando se consigue que alguien lea un artículo completo, la idea es conseguir que alguien empiece a ver el vídeo y lo siga viendo hasta el final, o al menos hasta el punto en que se le incite a realizar una acción deseada.

Veamos lo que hay que tener en cuenta para que merezca la pena ver hasta el final el contenido de tu vídeo, ya sea de acción real o de presentación. Las técnicas de audio y la estructura siguen siendo válidas, pero de forma diferente.

Estrategias de vídeo persuasivo que incitan a la acción

Como habrás adivinado, las cuatro técnicas de redacción que son excelentes para el contenido de audio –historias y anécdotas, metáforas y analogías, reflejo y proyección del ojo de la mente– son aplicables al vídeo. De hecho, se vuelven aún más poderosas con la adición de elementos visuales selectos.

Y la estructura de atención, empatía, solución y acción también es útil para los vídeos persuasivos de corta duración (generalmente cinco minutos o menos). Los vídeos de mayor duración son más difíciles de conseguir desde el punto de vista del compromiso, por lo que se puede considerar la posibilidad de tomar prestada la estructura de tres actos que se utiliza en las películas (o en los infomerciales).

Las diferencias entre el audio y el vídeo son importantes

El audio es un formato de contenido portátil que permite una mayor movilidad y requiere una menor inversión de atención. El podcast o la presentación de audio pueden escucharse en el coche, en el gimnasio, mientras se pasea al perro o mientras se realiza una multitarea en el escritorio.

El vídeo requiere una mayor inversión de atención debido a la necesidad de ver y escuchar. Se restringen las opciones del espectador mucho más que con el audio, por lo que hay que mantener las cosas ajustadas y en movimiento. En otras palabras, la preescritura es más importante con el vídeo que con el audio. La cuestión es, si hay que escribir cada palabra.

video persuasivo

Necesitas un método para determinar lo que es esencial en tu video.

¿Con guión o sin guión?

Con el audio es preferible un esquema detallado que un guión. En el caso del vídeo, se escribe cada palabra porque hay que decir más en menos tiempo. A la mayoría de la gente le resulta muy difícil “improvisar” un vídeo corto y eficaz, porque a menudo resulta menos eficaz y menos corto cuanto más se improvisa.

Con los vídeos de presentación, estás fuera de la cámara. Esto te permite utilizar tu guión directamente y seguir presentando con un tono de voz conversacional. En la medida de lo posible, no querrás sonar como si estuvieras leyendo.

Un consejo para conseguir un estilo de presentación de vídeo conversacional, es grabar pequeñas secciones del guión cada vez, en lugar de intentar hacerlo todo en una sola toma. Puedes hacerlo con un programa de grabación como Audacity, creando pistas de audio separadas a partir de secciones más pequeñas del guión, y luego mezclando cada parte en una sola pista de audio, que luego casarás con tus elementos visuales.

Si te diriges a ti mismo con la cámara en lugar de hacer un vídeo de presentación, la situación es diferente. Tendrás que aprenderte tus líneas o aprender a usar algún tipo de teleprompter. La buena noticia, sin embargo, es que no es necesario que lo hagas todo en una sola toma. De hecho, como veremos a continuación, es mucho más inteligente encadenar una serie de videoclips persuasivos que un flujo de imágenes sin editar.

Transmitir la carga del mensaje

Para que tu mensaje esté centrado y sea muy eficaz, ten siempre presente el objetivo de la pieza. ¿Qué quieres decir? ¿Qué acción quieres provocar? Con ese objetivo en mente, asegúrate de que cada palabra del guión apoye ese objetivo, o córtalo.

Esto puede ser un poco difícil, porque omitir información clave perjudicará su eficacia. Necesitas un método para determinar lo que es esencial, lograr el objetivo y la mejor manera de decirlo. Piénsalo así: Imagina que estás en un cóctel y eres el centro de atención. Vas a contar un chiste o una anécdota humorística y quieres dar en el clavo.

En la vida real no siempre es así, ¿verdad? Pero el vídeo con guión es una oportunidad para presentar la historia a la perfección… siempre que se trabaje cada detalle de antemano. Al contar un chiste, el remate es la carga útil. Contarlo es todo el objetivo del ejercicio. Pero la forma de prepararlo marca la diferencia entre obtener una risa estruendosa, una risa tibia o una mirada perdida.

Ahora, simplemente sustituye tu objetivo por el chiste cuando elabores tu mensaje de vídeo. Escribir el guión con esta mentalidad puede ser muy eficaz y mucho más divertido.

Mostrar… no contar

Ya sabemos que tenemos que presentar nuestro mensaje en vídeo de forma ajustada y bastante rápida. Si bien esto requiere un guión real, la adición de elementos visuales nos libera de la dependencia de las palabras, especialmente cuando se trata de contenido educativo.

Esto se debe a lo que psicólogos llaman el efecto de superioridad de la imagen. Es una forma elegante de decir que es mucho más probable que los conceptos se recuerden si se presentan en forma de imágenes, en lugar de palabras. El truco consiste en identificar el concepto clave en cada frase del guión y combinarlo con un elemento visual relevante y atractivo.

Así se consiguen dos cosas:

  1. Aprovechas el efecto de superioridad de la imagen para que tu contenido hablado sea más atractivo y memorable.
  2. Cambias el elemento visual en pantalla aproximadamente cada tres o seis segundos, lo que evita que la mente del espectador se desvíe. (Los editores de televisión se dieron cuenta de esto hace tiempo).

Pero, utiliza “elementos visuales”, no “viñetas”. Además de ser poco convincentes, las presentaciones con viñetas no aprovechan eficazmente el poder de la superioridad de la imagen y dan lugar a las mismas tonterías que llevan aburriendo a la gente desde que se inventó PowerPoint.

El uso ocasional de texto de refuerzo en pantalla está bien e incluso, puede ser una parte deseable de la mezcla. En ese caso, di no a las viñetas.

Cuándo convertirse en cabeza parlante

Girar la cámara hacia ti mismo y dirigirte al público es menos eficaz como presentación educativa, pero tiene otros usos. A la gente le encanta ver tu aspecto, así que el vídeo puede ser una forma fácil de acercarte a tu público.

Además, tus expresiones faciales, tus gestos y tu lenguaje corporal pueden comunicar mucho sobre ti, va mucho más allá de tu mensaje. Y, te guste o no, si eres una persona atractiva, ofrecer un vídeo tuyo de forma regular será muy poderoso.

Los estudios psicológicos han demostrado una y otra vez que calificamos a las personas atractivas como más inteligentes, más competentes e incluso más dignas de confianza que las personas relativamente poco atractivas. No es lógico, pero nosotros tampoco lo somos a la hora de la verdad.

Recuerda la importancia de editar y cambiar la perspectiva visual con frecuencia, incluso con los vídeos de cabezas parlantes. Las ediciones de tres a seis segundos son demasiado rápidas para un vídeo de cabeza parlante, a menos que sea realmente corto.

Asegúrate de cambiar las cosas con regularidad utilizando transiciones y nuevos ángulos de cámara para no perder la atención del espectador y para que tu vídeo siga siendo persuasivo, así estarás aplicando estrategias de vídeo persuasivo que incitan a la acción.

Hablemos por Whatsapp