7 maneras de hacer que su escritura sea personal (pero no indulgente)

La clave para arreglar el marketing de contenidos que no funciona
La clave para arreglar el marketing de contenidos que no funciona
marzo 16, 2020
Supera este error común en marketing que te hace querer tirar la toalla
Supera este error común en marketing que te hace querer tirar la toalla
abril 3, 2020
7 maneras de hacer que su escritura sea personal (pero no indulgente)

Me pongo un poco nerviosa cuando aconsejo que escribas para un grupo específico de personas y transmitas tu perspectiva. Pues, siempre se busca ser personal, algo que es muy distinto a ser indulgente.

Las narraciones personales pueden formar conexiones con extraños casi mágicamente, pero la escritura auto-indulgente tiene el efecto opuesto. Es aburrida y aburrida.

La parte difícil es que hay una fina línea entre “personal” e “indulgente”.

Durante mis primeros días como escritor, recuerdo cuando mi desenfrenado entusiasmo por el arte de la palabra se encontró con ese obstáculo. Todavía lo encuentro hoy, pero he desarrollado habilidades que me devuelven rápidamente al camino cuando accidentalmente me he desviado a un territorio auto-indulgente.

Si buscas personalizar tu marketing de contenidos sin distraer a tu público, sigue leyendo para descubrir siete de mis consejos favoritos.

1. Deja que tu público te guíe

Selecciona las historias que cuentas basándote en a quién quieres atraer.

Tu objetivo es mostrarle a la gente que quieres que sea parte de tu comunidad que están en el lugar correcto.

Revisemos la definición de indulgente:

“Benevolencia, tolerancia con las faltas o facilidad para conceder gracias”.

Ahora, esa benevolencia personal —auto-indulgencia— conlleva a la ceguera. En cambio, la intersección de tus propios apetitos, deseos o caprichos y los apetitos, deseos o caprichos de tu público te guía a la zona “personal”.

2. Revela tu viaje

A la gente le encantan las historias de fondo.

Piensa en segmentos de televisión “antes de ser famosos” o artículos de revistas sobre celebridades.

Esa idea se traduce en información que los creadores de contenido pueden revelar sobre sí mismos, con una pequeña adición para mantenerse enfocados en la audiencia.

Es valioso cuando explicas cómo llegaste a donde estás hoy y tus motivaciones para compartir tu conocimiento. ¿Por qué quieres enseñar lo que has aprendido?

En la introducción de este artículo, mencioné que he cultivado formas de superar el “enigma personal o de auto-indulgencia” porque es un desafío que he tratado como escritor de larga data.

3. Ten un punto

Como mentor de tu audiencia, es tu trabajo comunicar claramente el propósito de tu contenido.

Todo lo que revele debe ser atado a su punto. Nunca dejas a tu audiencia varada sin un GPS. Deben sentirse seguros en su realidad creada, no perdidos.

Estos tres recursos ayudan con eso:

También podrías pensar en tu punto como la moraleja de tu historia.

En última instancia, si una historia no sirve, puede sonar como una divagación, una entrada de diario, o incluso un chisme.

4. Establecer los límites

Hablando de chismes, también llamo a éste: “Eres un escritor, no el chismoso del pueblo”.

La autenticidad no incluye revelar todos los secretos impactantes que conoces. Tu historia puede ser verdadera sin divulgar partes que son inapropiadas.

A medida que desarrollas tu presentación, algunos límites surgirán de manera orgánica y otras veces tendrás que preguntarte:

  • ¿Necesito decir eso?
  • ¿Quiero ser conocido por decir eso?
  • ¿Refleja esto con precisión quién soy?

Los escritores necesitan “revisarse a sí mismos”. Es una parte integral de la profesión.

5. Elegir un idioma específico

Me encanta aplicar técnicas de otros campos creativos al marketing de contenidos.

Durante una entrevista en 1976 sobre su proceso de composición, Leonard Cohen dijo:

“Siempre he sentido que cuanto más personal es, más universal es la aplicación, en lugar de al revés.

“Si empiezas a dirigirte a las masas de esa manera, supongo que podrías tener un éxito, pero para mí, cuanto más acertada sea tu situación, más accesible será para otras personas”.

6. Evita los elogios excesivos o la mala expresión.

Típicamente es una señal de que te estás desviando de tu punto si elaboras sobre cuánto amas u odias a alguien o algo.

Aunque otras personas pueden relacionarse con las emociones del amor y el odio, las reflexiones relacionadas con sus circunstancias individuales a menudo no son útiles.

Las expresiones de gratitud o frustración de tus experiencias pueden hacerse sin tangentes que no tengan en cuenta el interés superior del lector.

7. Potenciar una transformación

Este es otro consejo para evitar los extremos, como poner un foco en ti mismo como víctima o héroe.

Las descripciones de fracaso o éxito tienen que beneficiar a la audiencia. Posicione esos detalles de manera que potencien la transformación que el lector quiere tener, en lugar de atacar o reforzar su propio personaje.

Usted puede reconocer lo “auto-indulgente” cuando lo ve

Dos pensamientos que comúnmente tenemos cuando nos encontramos con un contenido auto-indulgente son:

“¿A dónde va esto?”

“Esto ya es muy repetitivo”.

Pero todos tenemos que practicar el reconocimiento de esas cualidades en nuestro propio trabajo también, antes de publicar.

NICHO DE MERCADO: ¿cómo elegir el tuyo?

Hablemos por Whatsapp