¿Qué hace a un buen escritor? 6 rasgos únicos

¿Qué hace a un buen redactor? 6 rasgos únicos

Utilidad del calendario de contenidos para planificar, organizar y compartir tus ideas
Utilidad del calendario de contenidos para planificar, organizar y compartir tus ideas
junio 11, 2021
4 técnicas de redacción para conseguir podcasts y presentaciones de audio atractivas
junio 11, 2021

Un escritor notable es una especie de visionario.

Un buen escritor hace que el contenido sea fácil de leer. Utiliza un lenguaje directo que engancha y entretiene al lector, haciendo que la comprensión no suponga ningún esfuerzo. La buena redacción forma parte del arte de la comunicación eficaz. La estructura adecuada hace que tu escritura sea sencilla y clara, mientras que la creatividad hace que tu presentación sea notable.

Sin embargo, en el caso que necesites ayuda para hacer las cosas mejor y para conseguir contenido que se posicione, puedes comenzar con comprar contenido web en LinkContentPro, así puedes aumentar la velocidad de crecimiento, esta estrategia siempre será un buen comienzo para que no empieces desde cero en cuanto a contenido se trata.

¿Qué hace a un buen escritor? 6 rasgos únicos

Ahora bien, una lista típica sobre escritores suele girar en torno a hábitos comunes a muchas profesiones (obsesión, perseverancia, levantarse temprano, leer mucho, etc.). Eso es demasiado fácil. Aquí nos referimos a las cualidades de un buen escritor que ninguna otra profesión puede reivindicar.

1. Los escritores notables tienen la capacidad de dimensionar el contenido

Un escritor notable puede:

  • Analizar una carta de ventas e identificar inmediatamente los problemas específicos… y luego articular la solución a esos problemas.
  • Leer una historia y señalar en qué falla y por qué.
  • Revisar un discurso y ofrecer consejos sobre cómo hacer que una conferencia se abra y se cierre con una explosión.

Otras profesiones hacen lo mismo en sus campos: los programadores con el código del software o los estrategas militares con el plan de batalla del enemigo. Lo que hace que esto sea único para los escritores, es que radica en la mecánica del lenguaje.

Evitan las palabras mal utilizadas, los errores gramaticales comunes y conocen los distintos tipos de palabras compuestas, por supuesto. Pero también tienen un instinto para las palabras que potencian los grandes consejos de marketing por correo electrónico, los métodos para escribir un texto magnético y las técnicas para dar formato a un contenido escaneable.

Podríamos argumentar que los editores saben dimensionar el contenido, pero al final, diríamos que sólo tienen buenas habilidades de escritura.

2. Los escritores notables son capaces de unir los puntos

Un escritor notable es una especie de visionario. Aunque lo encuentres con la nariz metida en el lomo de un libro (en una habitación repleta de volúmenes dispersos), en realidad está a 30.000 pies de altura, escaneando su paisaje mental, detectando material potencial y registrando esas ideas.

Lo hace inconscientemente, pero es cuestión de tiempo que algo haga clic, que se ilumine una red de asociaciones y que vea algo que nunca antes había visto… cómo hacerlo:

  • Dar vida a ese personaje.
  • Cerrar esa entrada del blog.
  • Aprovechar una emoción.

En esencia, solucionan problemas y saben cómo superar un bloqueo mental. Pero también lo hacen los empresarios, los electricistas, los entrenadores de fútbol universitario. Se podría argumentar que las habilidades excepcionales de resolución de problemas son lo que separa a la media de los notables en todos estos campos. Es justo.

rasgos de un buen escritor

Los buenos escritores tienen un instinto para las palabras que potencian los grandes consejos de marketing.

Entonces, ¿qué es lo que hacen los escritores que resuelven problemas de forma única que no hace ninguna otra profesión? De nuevo, lo hacen con frases. Párrafos. Los bloques de construcción de su oficio.

3. Los escritores notables pueden expresar sus ideas con claridad

Tal cual como expresó la novelista y cuentista Mary Gaitskill: “Escribir es, en cierto modo, poder sentarse al día siguiente y repasar todo lo que querías decir, encontrar las palabras adecuadas, dar forma a las imágenes y vincularlas a los sentimientos y pensamientos”.

“No es exactamente como una conversación social, porque no estás dando información en el sentido habitual de la palabra, ni coqueteando, ni persuadiendo a nadie de nada, ni probando un punto; es más bien que estás revelando algo completo en forma de un personaje, una ciudad, un momento, una imagen vista en un flash de los ojos de un personaje”. Esta capacidad es exclusiva de los escritores (especialmente de los introvertidos).

4. Los escritores notables pueden escribir en su cabeza

Llevan un cuaderno. Una especie de diario. Anotan las ideas a medida que van surgiendo. Tienes el ojo de la mente, ¿verdad? Escribe tu titular en esa pantalla utilizando los principios de los titulares persuasivos. Trabaja ese titular de veinte maneras diferentes hasta que puedas llegar a algo utilizable.

Cuando puedas, escríbelo. Pasa al primer párrafo. Y así sucesivamente. Verlyn Klinkenborg, miembro del Consejo Editorial del New York Times, está de acuerdo: “Antes de aprender a escribir bien, de confiar en ti mismo como escritor, tendrás que aprender a ser paciente en presencia de tus propios pensamientos”.

Y en respuesta a la pregunta sobre su “proceso de escritura”, Klinkenborg responde: “pienso pacientemente, probando frases en mi cabeza”. Los escritores notables escriben en su cabeza. Entonces, ¿qué hace a un buen escritor? Este es parte de los 6 rasgos únicos.

5. Los escritores notables leen con un propósito profundo

Hay tres tipos de lectores:

Libertario

Es libre de leer lo que quiera. Cuando quiera. Como quiera. Escanea su historial de lectura y verás entradas del blog de Mashable, novelas de Stieg Larsson, revistas de National Geographic y botellas de champú. Piensa en la promiscuidad.

Conservadores sociales

Es un poco más decidido en lo que lee. Puede que coja The Hustle o sea miembro del club de lectura de Oprah. En cualquier caso, reduce su ámbito de lectura siguiendo las indicaciones de las autoridades sociales.

Extremistas

Esta es la doctora que prepara su doctorado en química medieval. El abogado defensor que se refugia en la biblioteca para ponerse al día con las leyes locales sobre el alcohol ilegal. El escritor que trabaja en las memorias del médico judío-húngaro Joseph Goldberger. El escritor está absorto (y obsesionado) con un tema y sólo con un tema.

Los escritores notables absorben sus libros. Durante largos periodos de tiempo. Sin tener en cuenta el resto del mundo.

6. Los escritores notables mueven la pala de nieve

Comienza con 30 centímetros de nieve (se vierte un borrador en la página en blanco). Empiezas a palear (editar) por la acera (página). Llegas al final de la acera (página), te limpias la frente con la gorra y miras hacia atrás. Dios mío, no te has dado cuenta de que ha empezado a nevar mientras seguías con la pala (apenas parece que tu trabajo de edición haya hecho mella en tu borrador).

Y vaya si está cayendo rápido. Te encoges de hombros, te pones el gorro, bajas la pala y recoges. Y sigue. El novelista, crítico y ensayista estadounidense Walter Kirn lo expresó de esta manera: “Al principio de una novela, un escritor necesita confianza, pero después lo que se requiere es persistencia“.

“Estos rasgos parecen similares. No lo son. La confianza es lo que tienen los políticos, los seductores y los especuladores de divisas, pero la persistencia es una cualidad que se encuentra en las termitas. Es el impulso ciego de seguir trabajando que persiste después de que la confianza se rompe”.

Esa capacidad de reelaborar un texto hasta la saciedad es exclusiva del escritor. Ninguna otra profesión puede presumir de esa capacidad. Y eso, es tanto la forma de ser un buen escritor como lo que separa a un escritor notable de todos los demás.

Hablemos por Whatsapp